Vuelvo.

jueves, febrero 07, 2013

BALADÍ (Para una noche densa)

Se escribió sobre el escritorio...




Esa noche era una noche oscura, no negra.
Era una noche sin luna y sin estrellas.
Una noche densa, despojada de pequeñas islas
o de extraños cuerpos sin refulgencia.
Una noche surcada por una misma figura
que se extendía de confín a confín sin tregua.

Una irritación se me causaba en los ojos
cuando me detenía en la impenetrable esfera
a entender lo que no entendía,
a contemplar lo que no tiene ciencia.

Comprendí esa noche que no era una -noche -
sino la vida entera, 
la que pendía colgada como signo 
en la inercia.

Y ella muy despacio en forma de espectro
me susurró al oído con voz densa: 
¡niña!¡no seas terca! 
¡el sueño ha muerto!
¡despierta!

1 comentario: