Vuelvo.

domingo, enero 27, 2013

HOGUERA.

Se escribió sobre el escritorio...



La llama que arde 
en la hoguera de mi pena,
es una llama agobiante
por no decir ¡lisonjera!
Me ha quemado con su fuego,
¡la piel me ha hecho mella!
Yo que había querido apagarle
¡ha pagado con infamia mi idea!
¡Bendita llama que arde!
Esta llama que no admite tregua.
¿No hay nadie quién la apague?
En mi auxilio 
¡por Dios! ¡Venid vos!
¡el que ha puesto el carbón 
a esta condena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario